Los Escitas

 

Los escitas eran pueblos bárbaros, que habitaban en el norte del mar Negro. Sus costumbres eran semejantes a las de los nómadas mongoles. El traje de los hombres se componía de pantalón más o menos ancho, justillo abierto por delante y sostenido por un cinturón que sujetaba el pantalón, borceguíes(zapatos) encordonados en los tobillos y gorro alto, semejante al gorro frigio. Las prendas eran cosidas con finas tiras de cuero. Los escitas de la península de Crimea adornaban sus vestiduras con placas de oro. La gente común llevaba una túnica cerrada, abierta en el pecho. Las principales armas de los escitas eran el arco y la flecha. El primero era fabricado por dos cuernos unidos por el medio por un palo, con las flechas metidas en un carcaj de cuero labrado y suspendido de un cinturón. Llevaban, asimismo, espadas cortas y curvas, lanzas y hondas. Se adornaban con joyas de gusto bárbaro.