Siglo XIX

Los hombres chisperos visten calzones con faja de seda y chaquetilla de alamares, las clases elevadas llevan frac con hombreras anchas y cuello vuelto. Calzones ceñidos o pantalones. Chaleco y corbatín o corbatas anchas. Redingotes.

En 1840 el frac es ajustado y con faldones mas estrechos; el pantalón tiene trabilla, usándose levita con amplios faldones.

El chaleco es corto y la corbata grande. Esclavinas.

Pelo rizado y largo, bigotes, patillas y perillas.
Sombreros con capa alta.
Zapatos con punta estrecha, que luego se ensancha.
El primer tercio del siglo, la mujer sigue llevando los trajes con ligeras modificaciones.

Añadiéndose en España a las modas francesas blondas y mantillas.

En 1830 se almidona y ahueca la falda, baja el talle, vuelve el corsé y las mangas se acortan y se abullonan. A mediados del siglo reaparece el miriñaque de crinolina, con volantes y se usa polizón abultado por detrás y corpiño ajustado.

Peinado en bandos con trenzas y rizos, con moño alto y tirabuzones que luego se substituyen por bandos con tirabuzones y moño.

Cofias de terciopelo, sombreros pequeños y pamelas, con bridas de cintas.
Zapatos descotados con un cruzado de cintas.